Menú Principal

Objetivos

La Política Nacional de Ciberseguridad tiene por objetivo el diseño, implementación y puesta en marcha de medidas que permitan proteger la seguridad y la libertad de los usuarios del ciberespacio, reafirmando el compromiso nacional de promover un ciberespacio libre, abierto, democrático y seguro. En este sentido el proceso de elaboración de la política tiene los siguientes propósitos:

1.- Promover la seguridad y libertad de las personas en el ciberespacio. Puesto que es necesario proteger los derechos fundamentales de las personas-especialmente aquellos que dicen relación con sus interacciones en el ciberespacio-, tales como la libertad de expresión, el acceso a la información y la protección de la vida privada, así como el patrimonio y la libertad económica- de los riesgos propios del ciberespacio y de otras amenazas externas.

2.- Proteger la seguridad del país. Debido a que a diario aumenta la dependencia de nuestra sociedad al uso de las tecnologías, resulta necesario resguardar las redes y sistemas informáticos fundamentales para el funcionamiento y desarrollo del país.

3.- Promover la colaboración y coordinación. Debido a que las materias involucradas en la ciberseguridad están segmentadas de acuerdo a diversos criterios y actores, la colaboración, coordinación y sinergia de todos los organismos involucrados (públicos, privados, académicos y de la sociedad civil) ha sido considerada como fundamental bajo una óptica sistémica y progresiva en orden a promover un ciberespacio seguro, donde sea posible el ejercicio de los derechos, el emprendimiento y la innovación.

4.- Gestionar los riesgos del ciberespacio. La debida gestión de los riegos es un objetivo para una Política Nacional de Ciberseguridad exitosa dado que la ciberseguridad va más allá de la protección de la información (acceso, uso, revelaciones, interrupciones, modificaciones o destrucciones no permitidas) y también contempla el desarrollo de un proceso de análisis y gestión de riesgos relacionados con la identificación de vulnerabilidades y amenazas en el uso, procesamiento, almacenamiento y transmisión de la información, junto a la generación de la capacidad para recuperarse en caso de ser afectado por un ciberataque.